Nanosegundos y picosegundos compiten contra tatuajes, «Manchas» y pecas

Anteriormente las técnicas que se usaban para eliminar pigmentaciones de la piel o tatuajes eran tratamientos muy abrasivos, hoy se han diseñado nuevas opciones médicas con excelentes resultados.

Los tratamientos médicos que utilizan tecnologías láser para la eliminación de lesiones pigmentadas, comonevus, esfélides, léntigos e incluso melasma –esas manchas que salen en la cara por el embarazo, la exposición solar, enfermedades hormonales o metabólicas e incluso herencia–, y que también funcionan para eliminación de tatuajes, son cada vez más seguros y efectivos.

Destacan en este sentido las tecnologías lumínicas de nanosegundos y de picosegundos, cuya utilización para el abordaje de estas lesiones fue analizada conjuntamente por la Dra. Katiuska RIvera, especialista en Fotomedicina, y el Dr. Michael Gold, docente y especialista en dermatología médica y quirúrgica y director médico del Gold Skin Center, en Nashville, Tennesse, una de las principales instituciones de investigación dermatológica en Estados Unidos,

mediante el webinar para Especialistas sobre “Láser en pigmentaciones Q-switch y picosegundos” celebrado recientemente y al cual asistieron más de 50 profesionales del área.

Para el Dr. Michael Gold, las pigmentaciones de la piel son muy difíciles de tratar en general, y ante este reto se han diseñado tecnologías concebidas específicamente para tratarlas sin que se afecte el resto de la piel, ya que anteriormente las técnicas que se usaban para quitar manchas o tatuajes eran tratamientos muy abrasivos: “Prácticamente levantaban la epidermis o llegaban hasta la de dermis, ocasionado una quemadura, dejando muchas veces secuelas o cicatrices que terminaban empeorando la situación”, explicó la Dra. Rivera. 

Las recientes tecnologías lumínicas Q-switched y de picosegundos trabajan con pulsos de muy alta intensidad que permiten tratar selectivamente el pigmento sin que exista una afección de la piel, por lo tanto no requieren mayor tiempo de recuperación, señaló el Dr. Gold: “Es un tratamiento seguro incluso para tratar los fototipos cutáneos oscuros, es decir, las personas de color, y es también confiable para trabajar los tatuajes multicolor”.No obstante, a diferencia del Q-switched, que es de nanosegundos, el especialista indicó que el láser de picosegundos permite ser mucho más específico al pulverizar los restos de pigmentos , lo que se traduce en menos sesiones para lograr el resultado esperado.

Ambos especialistas coincidieron en que las dos tecnologías son efectivas, son seguras y sofisiticadas, pues se trata de equipos que requieren estandarizaciones específicas para garantizar su seguridad y efectividad y ello hace que sean más costosos, sin embargo la calidad y confiabilidad de los resultados constituye el principal factor de decisión con respecto a la selección de estos láseres para pigmentaciones epidérmicas.

“Por lo general para eliminación de pecas o efélides, y léntigos, se consigue hasta un 50 por ciento de eliminación de pigmentos en una sola sesión, mientras que en la eliminación de tatuajes, usualmente se aplican entre seis a ocho sesiones, dependiendo de la tinta y del color, con espacio de 6 a 8 semanas, con excelentes resultados. Sin embargo coinciden en que éstos deben ser tratamientos individualizados y con los parámetros los adecuados, no solo según el tatuaje sino también el tipo de piel del paciente.

©2021 Dra Katiuska Rivera - Medicina Estética | Website Desarrollado por Mingo Agency

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?